miércoles, 2 de febrero de 2011

Recordando...







Como prometí hace poco menos de año y medio, he vuelto a menudo por aqui. A veces buscando algo que sabía que estaba en esta especie de "memoria" de grupo, a veces por pasear, y otras porque si.
Sigo pensando que todo lo que era no es, y lo que es ahora, en unos meses ya no será ni remotamente parecido. Me entristece, si, pero lo comprendo.
Época de cambios. Quizá no tan profundos como esperamos y quizá pasen por nuestro lado sin siquiera mirarnos, pero son cambios.
Esperaba que alguno de ellos fuese a mejor, para todos, para vosotros, para nosotros.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

"Lo que era ya no es y lo que es no lo será dentro de unos meses..." Eso dices después de releer este lindo blog.

Los cambios, como dices, son inevitables. Pero, ¡ojo!, al igual que un toxicómano no deja de serlo solo por evitar la droga, sino cuando puede convivir con la droga sin probarla, una madre, por mucho que cambie, jamás podrá dejar de querer a su hijo. Aunque sea un drogadicto, un mentiroso compulsivo que se engaña a sí mismo y engaña a todos sus seres queridos por seguir tirando sin enfrentarse de cara a su problema.

Muy linda la canción de onde estás, la antepenúltima entrada, abril 2009, como un grito de la amada deseando que su desaparecido esté bien, no conocía esa faceta de Nelly Furtado.

Lindo blog, sin duda.

A do outro lado da xanela dijo...

Todo es un continuo cambio: cada uno que se las apañe como pueda para capear el temporal.

Un placer volver a leerte.

Anónimo dijo...

Gracias a ti, Escorpio de Lugo, cómplice de repetidas afinidades virtuales, por tu comentario y tu presencia, virtual también, aquí también.

Y sí, la vida es así, cambio continuo, es inevitable. Otra cosa es que los cambios acarreen desencantos, desilusiones, descubrimientos, al fin y al cabo, de la realidad, de la vida y sus personas, en el inicio del camino insospechados, en el camino mantenidos con deliberados engaños, y, al final... el tiempo pone a cada un@ en su lugar.

No olvido tus ánimos en el páramo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Hay que hacernos nuditos, que estas cosas no se nos olviden...

Saludos y buen fin de semana.

Anónimo dijo...

No lo creo, el cordelito nunca es necesario para las cosas importantes, que ni se olvidan a las que se pueden engañar